NOVEDADES

Un desarrollo de magnitud

Mariapolis es un desarrollo inmobiliario que presenta características fuera de lo común y diferente a cualquiera de los productos que están en el mercado. Es uno de los proyectos de mayor relevancia que transformará la ciudad.

Un loteo que demandará una importante inversión y que ocupará un total de 56 hectáreas, unos 700 lotes que se desarrollarán en cuatro etapas.

Es un desarrollo del grupo Nossovitch, dirigido por Nicolás Nossovitch, gerenciado por el Cr. Rodolfo Mir y coordinado por los arquitectos Julieta Alaníz y Facundo Priotti. Ambos recibidos en la Universidad Nacional de Córdoba. Éstos terminaban una doble titulación en Italia cuando fueron convocados por Miguel Nossovitch. Impulsados por la propuesta, se radicaron en la ciudad para diagramar y armar el proyecto que hoy llevan adelante, junto a un equipo interdisciplinario.

El proyecto general contempla áreas comerciales, gastronómicas y de servicios, en donde se podrán instalar bancos, e instituciones públicas y privadas. Sus impulsores indican que es un desarrollo de usos mixtos que no se limita solo a lo residencial. “Se va a desarrollar a largo plazo, en una proyección de diez años. Pero este tipo de emprendimientos se iban a dar en la ciudad, su crecimiento natural lo demanda”, Julieta Alaníz.

El mapa inmobiliario de la ciudad experimentó grandes cambios. Villa María va creciendo para diferentes puntos. Pero en todos hay un límite. El río, la autopista, la zona industrial. Hacia el norte se encuentra el punto más interesante y próspero de este crecimiento que es la Universidad. En esta zona es donde se proyecta este emprendimiento, uno de los más ambiciosos presentados en los últimos años.

Que le ofrecerá más categoría y crecimiento a una zona en la que se proyecta el futuro de la Villa.
La propuesta implica la instalación de lo que será, de alguna manera, una pequeña ciudad dentro de Villa María. Con plazas, paseos, centro comercial, bancos, clínicas.

El lugar es privilegiado ya que lo atraviesan dos de las arterias más importantes en estos días: la avenida Independencia y la nueva traza del Bv. España. Limita con los barrios Parque Norte, Ramón Carrillo y la Universidad Nacional de Villa María.

“La idea es que haya zonas residenciales y residencias estudiantiles. Que sea de usos mixtos con comercios, gastronomía e instituciones. Con una densidad media en donde se camine no más de 10 cuadras y se pueda llegar a la universidad o al trabajo”, dijo Facundo Priotti.

El proyecto es el sueño de un gran emprendedor que no descansa un minuto y que todo el tiempo está pensando algo nuevo, algo que aporte al crecimiento de la ciudad, es Miguel Nossovitch. “Esto en un principio iban a ser residencias universitarias y cuando empezamos a diagramar el proyecto pensamos en los servicios que los estudiantes demandarían. Y allí surgió la idea de bancos, cajeros, restaurantes, comercios y demás. Esto es lo que ocurre en ciudades que van creciendo y que necesitan subcentros o complementarios de los tradicionales. La idea es descentralizar. Ser un punto medio entre el centro tradicional y la universidad con todo lo que implica la instalación de los estudiantes. Es decir, vivo en un lugar cercano donde puedo trabajar o estudiar, pero tengo servicios, esparcimientos con una densidad media y con calidad de vida. Ya que la normativa del loteo prevé la construcción de viviendas residenciales respetando las superficies mínimas para verde”, indicó Facundo.

Es una posibilidad para la radicación de instituciones públicas de cualquier estamento. “Creemos que además es un lugar para la salud, centros de ese tipo podrían instalarse aquí o planificar ampliarse y con espacios para estacionamiento. También pensamos en la instalación de hoteles ya que es una zona cercana a la universidad.”

“El loteo se diagramó zonificado según las necesidades y lo que creemos va a demandar cada sector. Tenemos un zona destinada al área comercial, institucional, zonas mixtas en donde se podrán instalar edificios y oficinas, y área residencial”, explicó Rodolfo Mir.

La primera etapa consta de la comercialización de unos 80 mil metros cuadrados, es decir unas ocho hectáreas (178 lotes). Luego saldrán al mercado las otras etapas con similares proporciones y cantidades de lotes y metros de tierra. “A medida que se termine de desarrollar una etapa, se continuará con la siguiente, coexistiendo ventas de varias zonas en paralelo.” subrayó Mir.

La ciudad vivió un sostenido crecimiento inmobiliario en los últimos años lo que la ha posicionado como una plaza importante a nivel provincial. Nunca antes se había planteado un proyecto con estas características. Un loteo que cambiará la fisonomía de la ciudad, Mariápolis.

Fuente: http://clavesdigital.com.ar/edicionesanterioresclavesrevista.php